La tercera edad forma la población más vulnerable y hay que extremar su protección y cuidados, también en lo que alimentación se refiere. En el post de hoy ofrecemos algunos consejos e ideas sobre qué deben comer las personas mayores.

Nuestras necesidades nutricionales no son las mismas a medida que cumplimos años. Cuando envejecemos se debilitan los sentidos, tenemos menos gusto y olfato, perdemos el interés por la comida, masa muscular y nuestro cuerpo demanda menos energía. Por eso es fundamental potenciar las proteínas, la fibra, el agua, las vitaminas y el calcio de nuestra dieta.

 

Frutas y verduras siempre presentes

 

Las frutas y verduras no deben faltar en la dieta de nuestros mayores. Las alcachofas, el brócoli, las fresas y las naranjas son frutas ricas en fibra. La pera y la sandía, por su alto contenido en agua, también son alimentos recomendados cuando nos preguntamos qué deben comer las personas mayores. 

Además de qué deben comer las personas mayores también debemos atender a qué beben. Es importante mantener una buena hidratación y beber entre dos y dos litros y medio de agua al día. Lo aconsejable es que, al menos, el 80% del líquido ingerido sea consumo directo y el otro 20% restante proceda de alimentos sólidos como las frutas o las verduras.

 

 

Es importante mantener una buena hidratación y beber entre dos y dos litros y medio de agua al día

 

Mismos nutrientes, menos calorías

 

Como ya apuntábamos antes, en la tercera edad el apetito y la actividad física disminuye, pero no por ello debe disminuir la comida. Se debe seguir una dieta con los mismos nutrientes pero con menos calorías. Dejar fuera las carnes rojas, el azúcar y los alimentos procesados pueden ser buenos hábitos alimenticios. ¿Esto significa desterrar el consumo de carne? Definitivamente, no. Mejor cocínala al vapor o a la plancha. Las legumbres son otro de los alimentos recomendados, ya que son una importante fuente de proteínas, hidratos de carbono complejos y fibra, al igual que los pescados y mariscos y deberían consumirse entre 2 y 3 veces por semana.

 

Déficit de vitaminas

 

La clave de una buena nutrición también la encontramos en la ingesta de vitaminas y minerales. ¿Sabías que alrededor de un 30% de personas mayores sanas tiene déficit de estos nutrientes? Los déficits más frecuentes son los de vitamina D, B12 y ácido fólico, seguidos por las vitaminas B1, B6 y E, así como calcio, fósforo, hierro, potasio, magnesio y zinc.

¿Cómo podemos combatirlo? El sol es una gran fuente de vitamina D, pero a medida que pasan los años tendemos a escondernos y no tomarlo tanto. ¡Anima a los abuelos a pasear bajo el sol en primavera y otoño al menos 10 minutos!

En cuanto al resto de minerales, las principales fuentes dietéticas son la leche y los productos lácteos (queso, yogur…), los cereales, las yemas de huevo, el pescado azul y el hígado, rico en hierro.

Una alimentación saludable es una razón más para que nuestros mayores se encuentren motivados y encuentren el bienestar en su día a día. Recuerda que en Mercado de Montequinto te ofrecemos múltiples opciones sobre qué deben comer las personas mayores. ¡Visítanos!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad