Muchas veces sucede que preparamos comida de sobra, pero para no tirar ni desperdiciar nada, desde el Mercado de Montequinto os damos algunas ideas de menús de aprovechamiento para elaborar platos a partir de otros y aprovechar al máximo todos los alimentos. 

 

Congelar siempre es una opción

 

Lo más fácil es congelar aquellas raciones cocinadas de más, pero no siempre se tiene espacio en el congelador. Aunque sí se trata de una opción sencilla y que puede resolver un menú de aprovechamiento o un almuerzo en el que no dispones de tiempo suficiente para cocinar en segundos.

 

Menús de aprovechamiento con lo que tenemos en casa

 

Si hoy habéis decidido almorzar cocido, puedes aprovechar los restos de carne para elaborar unas deliciosas croquetas, todo un clásico en el menú de aprovechamiento o hummus, si lo que tienes de sobra son garbanzos cocidos. Si lo que te ha sobrado es caldo, éste puede enriquecer tus platos de arroz: paellas, risotto… o bien utilizarlo para una sopa de arroz.

 

Por otro lado, si lo que ha sobrado es pollo asado, puedes hacer una rica ensalada con él. Toma nota:

 

  • Sobras de pollo asado
  • 2 aguacates maduros
  • 30 gramos de mayonesa
  • 15 mililitros de zumo de limón
  • Hierbas (cualquiera de nuestra preferencia)
  • Una cucharada de aceite de oliva
  • Sal
  • pimienta

 

Otra idea de menú de aprovechamiento con pollo asado es este wok de pollo y calabacín al curry. ¡Sofisticado y delicioso!

 

El pescado también se aprovecha

 

A veces también cocinamos más pescado de la cuenta y no nos apetece tomarlo frío o recalentado. Te proponemos que lo aproveches en estos bocaditos de pescado, muy fáciles de hacer:

 

Ingredientes ( amoldar según cantidad de pescado ):

 

  • Restos de pescado blanco cocinado ( merluza, bacalao, lubina, abadejo, rosada, etc … )
  • 1 huevo
  • Unas 2 cucharadas de pan rallado
  • Ajo en polvo ( 1/2 cucharadita )
  • Perejil seco ( 1/2 cucharadita )
  • Pimienta  y sal

 

Preparación:

 

  • Retira espinas y piel si hubieran y desmenuza el pescado en «trocitos».
  • Añade el huevo, el ajo, el perejil y salpimenta. Remueve todo bien.
  • Ve añadiendo poco a poco el pan rallado hasta que veas que la mezcla se hace consistente y no se pega en las manos o el recipiente.
  • Forma bolas del tipo albóndigas y ve colocándolas de una forma espaciada en una fuente de horno, a la que habremos puesto previamente un papel de hornear o vegetal.
  • Aplasta con los dedos hasta dejar como de un dedo de grosor.
  • Introduce al horno precalentado a 220º C con calor arriba y abajo a media altura y deja unos minutos hasta que se doren ligeramente. ¡Y listo!

 

Por último, ¿cuántas veces has pensado qué hacer con esas verduras pochas del frigorífico? Una buena idea de menú de aprovechamiento es cocinar con ellas purés. Lo mismo sucede con las legumbres sobrantes, que podrás aprovechar para hacer una receta como ésta.

 

Recuerda que todos los alimentos con los que hemos elaborado estos platos puedes encontrarlos en los distintos puestos de nuestro mercado, siempre frescos y de la mejor calidad. ¡Visítanos!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad